6.1.12

Película de Culto: The devil Wears Prada



The Devil Wears Prada, o el diablo viste a la moda, es una de esas películas que simplemente no puedes dejar de ver. No solo porque actúa Meryl Streep, obviamente, sino porque te cautiva con  los atuendos y cambios de look que se logra ver en esta película del 2006 que aún es tan cool y que, además, es una historia de la vida real, yes it is. Esta película es la adaptación del libro del mismo nombre de la escritora Lauren Weisberger, que narra su paso por Miranda, la directora mas odiada y temida en el mundo de la moda, que en realidad es Anna Weisberger de Vogue USA.

La trama, con la cual asumo muchos ya estamos familiarizados, va así: Andy es una periodista wannabe que sueña con escribir para revistas importantes y sobretodo serias, o lo que ella considera serio, pero como eso aun está fuera de su alcance postula y logra ser asistente de Miranda Presley, editora en jefe de la revista de moda más importante del mundo: Runway. Lo interesante es que Andy no sabe nada sobre la industria multimillonaria de la moda y ni siquiera muestra el más mínimo interés. 

Miranda la trata pésimo pero Andy resiste porque necesita el trabajo, sin embargo, tras una pequeña piedra en el camino, decide cambiar de look  y actitud para que Miranda la tome enserio. Andy recurre a Nigel, el director de arte que es adicto a la moda y apasionado de Runway, para que le ayude con su makeover. Tras un gran cambio de look poco a poco somos testigo de como Andy se deja seducir por este trabajo que un millón de chicas quisieran y se deja llevar por el encanto de la ropa y accesorios de diseñador, los contactos fabulosos y el viaje a Paris. 

¿Por qué nos gusta tanto esta película? Pues precisamente por la ropa, accesorios y glamour que vemos desfilar y por  como nos venden la industria de la moda, porque a pesar de que es bastante claro que es superficial y traidora, seguimos queriendo ser parte de él. 

Hablemos de mi parte favorita: el cambio de look de Andy, y creo que también es la parte favorita de muchas. El glamour que hay en esta escena bajo el soundtrack Vogue de Madona es simplemente exquisito, no hay pierde la verdad. Además con tan solo saber que Patricia Field era la estilista de la producción teníamos asegurados diseños exquisitos. Otra escena que me encanta es la primera aparición de Miranda saliendo del ascensor en donde se ve le un aire malévolo cautivador y con una actitud que pocos tienen. 


Miranda es la gran estrella de la película pero no olvidemos a Emily, quien es la primera asistente de Miranda, una mujer enamorada de su trabajo, de la moda y tan sarcástica, egocéntrica y calculadora que se hace querer. 

De hecho tengo la gran impresión que esta película debería ser vista por aquellas personas que creen que la moda no sirve de nada, tal como lo dice Miranda, TODO lo que usamos es escogido precisamente por alguien en la industria, por ello de una u otra manera esta industria tiene que ver contigo, con lo que llevas puesto, y con tus elecciones. 

That’s it.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...